I am legend

Artículo en El Confidencial: La peligrosa mutación de los tipos

Probablemente han visto la película norteamericana dirigida por Francis Lawrence, y estrenada en 2007, ‘Soy leyenda’. Se trata de un filme del género posapocalíptico, en el que Will Smith interpreta al coronel y virólogo Robert Neville. El médico militar es, aparentemente, el único superviviente de una epidemia causada por una mutación genética producida en un laboratorio de un virus que inicialmente pretendía ser la cura contra el cáncer. Pues bien, algo similar –aunque esperemos que no tan catastrófico– ocurre con la actuación de los bancos centrales y su lucha contra la enfermedad económica de nuestro tiempo: la falta de crecimiento. Como Emma Thompson en el papel de la doctora Kripin, Mario Draghi persigue el bien manipulando algo que no comprende del todo, con consecuencias imprevistas y resultado opuesto al deseado.

bancos-centrales-rehenes-de-su-propia-burbuja

Artículo en El Confidencial: Bancos Centrales, rehenes de su propia burbuja

Probablemente conocen ustedes la historia de aquel hombre que, de madrugada, buscaba algo en el suelo junto a una farola. Un transeúnte pasaba por allí y decidió ayudarle tras explicarle aquél que había perdido las llaves de su casa. Después de un rato de búsqueda infructuosa, le preguntó si estaba seguro de que se le habían caído allí. El primero contestó que no, que en realidad no tenía ni idea de dónde las había perdido pero que allí, bajo la farola, al menos había luz y se buscaba mejor. Pues bien, algo parecido ocurre con los bancos centrales, plagados de economistas con complejo de físicos y empeñados en resolver la crisis económica y financiera con sus modelos matemáticos y cautivos de su propio razonamiento circular.

Lost in translation

Artículo en El Confidencial: Mira que está lejos Japón

Posiblemente han visto ustedes la película protagonizada por Bill Murray y Scarlett Johansson, Lost in Translation (2003). Éxito de crítica y de taquilla, el segundo film dirigido por Sofia Coppola narra las tribulaciones de Bob Harris (Murray), un actor en su crisis de los 50 que ha viajado a Tokio a rodar un anuncio publicitario; y de Charlotte (Johansson), joven esposa de un fotógrafo más interesado en las modelos que retrata que en su mujer.

Si la han visto, quizás recuerden la escena del rodaje del spot en la que el director japonés imparte con pasión detalladas instrucciones que son traducidas por una lacónica intérprete de forma muy incompleta. Pues bien, algo parecido ocurre con muchos economistas “perdidos en la traducción” cuando, aterrados por la deflación, tratan de asimilar el caso de España al de Japón, y pierden una gran cantidad de matices.

Teenagers hands playing tug-of-war with used rope

Artículo en El Confidencial: El peligroso juego de la ‘indeflación’

Tras un descanso estival de publicación -que no de trabajo, que ha sido todo lo contrario- durante el mes de julio, retomo los artículos en El Confidencial abordando un tema que me preocupa bastante cómo va a terminar. Me refiero al inédito experimento monetario que están haciendo los bancos centrales para combatir la tendencia a […]

perpetuum_mobile

Artículo en El Confidencial: El BIS enmienda la plana a los bancos centrales

Seguramente han escuchado ustedes hablar de las máquinas de movimiento perpetuo, dispositivos mecánicos ideados y construidos de forma que, tras un impulso inicial, son capaces de mantenerse en movimiento indefinidamente sin requerir ningún aporte de energía. Desde la Alta Edad Media, ha habido numerosos intentos de fabricar tal artefacto, pero no fue hasta mediados del siglo XIX cuando la imposibilidad de la existencia de tales ingenios fue definitivamente demostrada por el físico alemán Hermann von Helmholtz. Pues bien, lo que la física ha resuelto hace siglos sigue sin ser descubierto por los economistas de los bancos centrales, que piensan que la economía puede crecer indefinidamente a base de deuda creada de la nada.

mas_madera_groucho

Artículo en El Confidencial: ¿Más crédito artificial? ¿Para qué?

Seguramente conocen ustedes la famosa escena del tren de la película de 1940 Los hermanos Marx en el Oeste y la frase que gritaba Groucho Marx, que se ha convertido en uno de los iconos del cine: “¡Es la guerra! ¡Más madera!”. Aunque en realidad la frase exacta es “¡Traed madera!” y en la versión original no se pronuncia el equivalente en inglés, la secuencia podría ser una alegoría de lo que debió ser la reunión del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) el pasado jueves 5 de junio, cuando se acordó la conocida batería de medidas expansivas. Decisiones de política monetaria orientadas, todas ellas, a reactivar el crédito no hipotecario a familias y empresas.